El tiempo

| No Comments
Ayer pensaba que el tiempo no pasa rápido, al contrario, pasa a un ritmo que nos da la opción de recordar sonrisas, miradas, vocecitas y momentos.  El tiempo nos deja enseñanzas y nos va puliendo, para que los errores que cometimos antes, nos parezcan ahora tan obvios de evitar.  Parece que es, como dicen, una escuela en la cual nadie tiene opción a repetir y la calificación uno mismo la vive, pero no se si la disfruta...
Ayer veía a mis hijos, tan grandes y adultos, que junto a sus amigos salían un sábado en la noche, contentos, realmente dueños de la vida y de sus tiempos.  Pensé que eran una meta cumplida y entonces pensé que tocaba que tuviera otras metas.
En ese camino, he hecho una lista de los lugares que quisiera conocer, antes de establecerme en algún lugar, tal vez sólo en la mente y el recuerdo de algunos... pero antes de eso, quiero poner mis pies y mis ojos en los siguientes lugares:
1.  En Atlanta, EEUU, para ver a mi tío y a mis primos.  Hay una familia que no conozco ahí y me gustaría verla y disfrutarla.
2.  En Costa RIca, porque tengo también queridos primos ahí.  Necesito ver lo que tanto les asombró cuando vinieron al Perú, que tanta arena y tierra antes de la playa y la falta de rejillas para la lluvia, fueron una sorpresa.
3.  Quiero ver osos panda.
4.  Quiero ir a las Islas Griegas.  Ese siempre ha sido mi sinónimo de triunfo y debo realizarlo.
5.  Quiero conocer el Taj Mahal, el símbolo del amor que lleva a la locura y no percibe límites
6.  Quiero ir a París, pero sin apuros, sin tensiones y sin penas...
7.  Quiero ir a Puerto RIco, tengo un buen amigo ahì y quiero darme el gusto de visitarlo
8.  Quiero ir a Barcelona.  He oido tanto, que quiero verlo y disfrutarlo
9.  Quiero ir a Maldivas.  Alguien dijo que era lo mismo que el paraíso
10.  Quiero ver la aurora boreal en su máxima expresión

Esas serán por ahora mis primeras metas.  Mis principales metas ya caminan y deciden solas, me toca ahora buscar otros destinos...

VENEZUELA

| No Comments
Ayer pensaba que vivo en un País latinoamericano, en el cual, gracias a la falta de inversión en educación, aún es probable que el sistema democrático se empañe.  Venezuela es un ejemplo de esto.  El actual régimen tiene su partida de nacimiento y su confirmación, firmadas en las urnas.  Si.  Este no es un régimen golpista.
Entonces no puedo dejar de pensar en nuestra fragilidad como País en democracia.
Todos debemos ser portadores del mensaje que vivir en democracia, aún con todos sus defectos, es la mejor forma de salir adelante como País.  Otra forma conocida no es factible, no para todos.
Ayer pensaba en mi papel ante esto.  Un papel de hablar, contar, lograr que la gente evalúe el riesgo de elegir al que más regala, al que menos puede defender un argumento de gobierno.  No podía dejar de pensar que cuando regalan con una mano, con la otra están poniendo la venda que muchas veces permite la impunidad.
Ayer decidí hacer mi parte y hablar con todos los que me quieran oír y que ahora viven con la libertad que la democracia les permite, para que sean consientes y en base a esa conciencia, logremos elegir continuar con esta libertad en mayoría.

Tan pronto todo es AYER

| No Comments
Pensaba ayer que es muy pronto que lo que vivimos hoy, ya se transforma en ayer.  Hoy estuve con mi hijo, ya un joven de casi 20 años y fuimos de compras a un lugar bastante concurrido de Lima, el centro de compras de textiles, Gamarra.
Me gustó ver cómo se desenvolvía entre tanta gente y ahora más alto que yo, me cuidaba.  Estaba atento a mi avance, siempre trataba de abrir el paso, inclusive me abrió un par de puertas.  De alguna manera disimulada, buscaba que hiciera las cosas bien y estaba siempre ahí para ayudarme.
De pronto sentí que mi ayer había sido bueno.  Que en cada uno de mis ayeres, había formado a este muchachito que ahora quería cuidarme a mi.  Me acordaba como antes era yo quien lo guiaba, lo cuidaba, negociaba por el y lo ayudaba a escoger bien.  Ahora sentía que era él quien lo hacía por mi.  Sentí gratitud a la vida por permitirme ver el resultado de años de tratar de estar ahí.  Sentí alivio por ver que había logrado, sin buscarlo, tener un angel guardián en vida.  Sentí que había hecho las cosas bien...

La Catársis con nuestros Amigos

| No Comments
Ayer compartimos un agradable almuerzo con mis amigos.  Recordábamos que nos conocemos por más de 30 años y que sin embargo cada vez que nos juntamos sentimos la agradable sensación de la naturalidad, de estar con gente que nos conoce antes de títulos, antes de parejas, antes de ser padres, antes de sentirnos adultos.
Es por eso que se convierten en nuestra estabilidad, en las personas que nos hacen volver a nuestros inicios, nos ayudan a recordar quiénes somos en realidad.  Cuando alguno de nosotros pierde su rumbo, se encuentra triste o necesita un impulso, nos reunimos a pedido y es así como salimos juntos del mal momento o celebramos juntos el bueno,
Hace poco, una de nuestras amigas cometió un error con su pareja y provocó un serio problema.  La tristeza llevó a la llamada y nos reunimos, no para consolarla, sino para que entre risas y burlas, reconociera que había sido su culpa, que debía tomar correctivas, que le tocaba pedir perdón y escuchara disparatadas propuestas de estrategias.  Hasta ahora nos reimos del episodio, pero sobre todo, sentimos que esa es la forma de ser amigos, no estando siempre de acuerdo, pero si estando siempre allí.
Por eso pienso que quien no se da tiempo para sus amigos, pierde algo importante: pierde la posibilidad de encontrar sus raíces y su estabilidad.  Tener buenos amigos es importante, pero cultivar este tipo de amistades, es realmente bueno para nosotros mismos.

Son los hijos nuestros amigos?

| No Comments
Ayer conversaba con unas amigas y el tema era nuestros hijos.  Tengo dos hijos adolescentes, con quienes considero tenemos una buena relación.  Tenemos nuestros días de pleitos breves, pero, en general, nos llevamos muy bien.
Creo que la clave de nuestro éxito, es exactamente eso, no somos amigos.  Yo soy la mamá y ellos son mis hijos.  Esto, aunque puede sonar fuerte, para mi da resultado.  Un amigo es aquel el el cual confío, alguien que puede compartir conmigo lo más íntimo y de quien escucho comentarios y consejos.  En el caso de mis hijos, no aspiro a ser su confidente, porque ellos buscarán y encontrarán sus propios confidentes, los cuales desde la misma óptica, sin distancias generacionales, podrán aportar su punto de vista y sus consejos.  Tenemos mucha confianza, pero no aspiro a que me cuenten necesariamente todo.
Un amigo es aquel a quien, guardando las distancias, le permito tratarme de igual a igual, en especial si estamos hablando de los mejores amigos.  En el caso de mis hijos, aspiro a que siempre exista una disciplina entre nosotros y bromas que entre amigos están bien, tal vez no quepan entre nosotros, porque debe existir una distancia con el adecuado respeto para que la disciplina necesaria para la crianza de un hijo, un hijo con límites, sea adecuada.
Nosotros no tenemos altercados fuertes, pero si de vez en cuando tenemos discrepancias.  
Las horas de regreso a la casa, la cantidad de salidas a la semana, las condiciones de arreglo de la casa, la colaboración en las actividades caseras, son temas que podemos discutir porque no somos amigos.  Podemos acordar, pero guardando el respeto y la posición de dominio en las decisiones importantes.
Aspiro siempre a lo que tengo, a ser la dueña del consejo, del consuelo, de la compañía ocasional, de la risa espontánea, del espacio necesario.  Pero no aspiro a ser la mejor amiga, porque espero que ellos encuentren en su camino a adecuadas personas que ocupen ese lugar y los acompañen a lo largo de sus vidas.  Yo algún día no estaré con ellos, porque es la ley de la vida.  Aspiro a que ese día, tengan tan buenos amigos, que ellos ocupen el lugar del consuelo, del consejo, de la compañía y de las risas que es necesario que todos tengamos.
Aspiro a que ellos tengan tan buenos amigos como tengo yo.

Pasa El tiempo

| No Comments
Ayer escuchaba una entrevista de dos personajes brillantes, que comentaban su asombro al ver a sus hijos tan grandes.  Pensaban ambos ¿Cómo sucedió esto? Cómo llegamos aquí?... entonces me quedé a pensar en mis propios hijos y realmente, los vi adolescentes, grandes, independientes...pero si recuerdo cómo pasó esto.
Tal vez para nosotras las mamás es más fácil tener en cuenta cómo pasa el tiempo en nuestros hijos.  Es un día a día en el que nos sorprenden no sólo creciendo, sino madurando.  Sus amigos ya no son los mismos, también han crecido, también han madurado y a veces es difícil encontrar en esas caritas las mismas que veía cuando tenían tres años y empezaban a estudiar juntos.  
Ellos son los mismos?  No.  Son ahora producto de lo que les pude enseñar y lo que ellos vieron en su camino.  Ya no me necesitan casi.  Yo trato de infiltrarme en sus actividades cotidianas, así, como de casualidad, pero cada vez es menos mi posibilidad de hacerlo.  Pero tengo claro que así debe ser.
Me toca a mi entonces ahora crecer.  Mirarme en el espejo y ahora encontrarme en esta nueva etapa de mi vida, cerca a los cincuenta y tratar de no preguntarme cómo pasó esto, cómo el tiempo pudo dejar huella día tras día.  El espejo no miente, entonces me toca escuchar su mensaje sin anestesia, sin pausa y sin disfraces.  Tengo las marcas de muchas sonrisas, los ojos llenos de recuerdos lindos, la frente lista para enfrentar nuevas esperanzas, un cuerpo nuevo para una nueva etapa.
Voy a disfrutarlo? Claro que si.  Voy a disfrutar ahora mi espacio, mi tiempo, mi posibilidad de avanzar en la vida sólo con mis convicciones.  Me apoyaré en mis amigos, en mi familia y en mis hijos, que ahora caminan más seguros por la vida que yo.

Ayer, para los temas que la almohada no retiene...

| No Comments

Ayer hablaba con un amigo y me decía que tenía problemas con su hijo, que le iba muy mal en el colegio, con pésimos resultados, porque la inútil de su madre no había podido manejar con ellos adecuadamente el tema de su separación.

Entonces me puse a pensar que siempre tenemos en cuenta cuán difícil puede ser para los hijos una separación, pero no vemos el efecto de la madre, que normalmente se queda con ellos y que se convierte supuestamente en el apoyo de todos.

Yo he pasado por eso.  Ahora, con algún tiempo pasado, pienso que es difícil, para una persona que siempre ha formado parte de una familia que camina con dos piés, de pronto, retomar el equilibrio caminando con uno sólo y encima, mantener este equilibrio llevando carga.  De pronto, la mujer que a la vez, sea por el motivo que sea, deja un proyecto de vida inconcluso, deja de lado todo su sueño de familia perfecta, de pronto tiene que procesar sóla que ésto no será así, que ha cambiado todo en su vida y no puede procesarlo sóla, llorar sóla, llevar supropio luto, no, pues debe mantener la enteresa frente a los ojos de los hijos, que no importa la edad que tengan, siempre esperarán que todo sea perfecto.

Ayer oía a mi amigo y no podía dejar de pensar en que nadie tiene el manual para criar hijos, pero, alguien tiene el manual  para hacer que entiendan un final de su propia historia y no culpen a nadie?  sospecho que no.

Nadie gana en una separación normalmente, pero la idea es que se pierda lo menos posible.  Le decía a mi amigo que respete el tema de los hijos y el de la madre, pero sobre todo, que tenga en cuenta que hablar con los hijos sinceramente y asumiendo cada quien su responsabilidad, era la mejor forma de respetar el luto que todos llevan cuando un matrimonio muere.

Suerte con eso, porque hay que construir una nueva historia cada día.

 

VOLVER AL PERÚ

| No Comments

AYER conversábamos con unos amigos acerca del mensaje presidencial que se había dado este 28 de Julio, como balance de lo hecho y futuras objetivos por lograr.

Entre otros puntos, lo que nos hizo polemizar más fue el anuncio de un posible apoyo a aquellos peruanos que, habiendo decidido hace años salir del Perú en busca de mejores destinos, ahora, como resultado de la crisis mundial, podrían querer volver al Perú.

La posibilidad de que emigrantes regresen a su Patria es realmente digno de ilusión y respeto, pues siempre el mejor lugar para cualquiera es aquel en el que cada esquina le dice algo que lo llena de nostalgia, de cariño o de orgullo.

Nadie negará jamás que es bueno volver, pero, no podemos dejar de pensar que los que nos quedamos aquí, a pesar de que pudimos decidir también irnos en busca de mejor nivel de vida, pusimos nuestro grano de arena para llegar alo que ahora somos.

Los que nos quedamos y renunciamos a empezar en una sociedad que nos ofreciera tal vez más, tuvimos que pasar noches sin luz, días sin agua, tiempos largos acostumbrados al ruido de grupos electrógenos, escaleras interminables que subir a falta de ascensores, tráficos en caos por no tener semáforos, agua no muchas veces potable.

Los que nos quedamos, crecimos con toque de queda, con inflación galopante, con la economía del apra en su primer gobierno, con Fujishock, con un futuro incierto y con profesionales que no veían un futuro promisorio.

Nos quedamos en medio del terror, con miedo a que un auto cercano fuera un coche bomba que volara cerca, que un cajero automático volara con nosotros, nos acostumbramos a salir de nuestros trabajos con amenazas de bombas, muchas veces a enterrar a amigos que habían dado la vida en una absurda lucha.

Pero nos quedamos, endulzando nuestra comida con chancaca a falta de azucar, comprando una sola marca de leche, una sola de conservas o una sola marca de pañales, pues no era un país en el que existiera la competencia, por el contrario, existía el pan popular.

Y nos quedamos aportando, haciendo fuerza por salir y salimos.  Ahora vemos con orgullo que el sacrificio de quedarse hace que nuestro Perú sea ahora anhelo de otros para un futuro mejor.  Nos quedamos y ahora estamos orgullosos de ser peruanos, algo impensable hace años y vivir acá, como antes no hubieramos imaginado, es ahora una posibilidad contemplada por los jóvenes de ahora.

Sin los que nos quedamos, el Perú sería lo que es? Definitivamente no.  Llegamos a la conclusión de que si el gobierno quería incentivar a los que volvían para que puedan empezar algo y conservar así el buen nivel de vida que, indudablemente gracias a su trabajo habían tenido en otras fronteras. 

Es bueno ayudar a que empiecen acá nuevamente, pero es justo que, a los que nos quedamos, nos de un apoyo como gratitud, porque somos como los fierros de las bases en las que ahora nuestro Perú se sostiene para estar firme y crecer.

 

AYER

| No Comments

AYER iba por la Avenida Javier Prado, una avenida bastante concurrida de mi ciudad y normalmente muy lena en su avance en las horas de mayor tráfico, entonces observaba a los policías, mayormente femeninas, que estaban encargadas de dirigir el tráfico. 

Me llamó mucho la atención que el 90% de las que vi en mi recorrido, estaban muy felices y entusiasmadas, sonrientes, hablando por teléfono con el sistema de manos libres.  Entonces observé los resultados de su distracción.  Muchas veces peatones pasaban y la policía, sin observar, daba el paso a los carros lo que provocaba que varios tuvieran que correr para llegar a una vereda.  En otros casos, los carros no tenían a donde avanzar, pero la policía del lugar, seguía agitando su mano, automáticamente, sin fijarse en si valia la pena hacerlo o tal vez era más conveniente que pasaran los de la calle que cruzaba y tenían libre camino.

Estaba con mis hijos, ambos adolescentes, entonces empezamos entre los tres a observar.  Nos dimos cuenta como dejaban pasar .camiones y motos, vehículos que están prohibidos por un tramo de esta calle, obviamente sin verlos.  Otros hablaban por teléfono mientras manejaban, seguros de que no hubiera quien corrigiera esta falta o quien la multara como correspondería.

Entonces comparamos esta realidad con la que existía en un trabajo diferente, digamos, en una oficina.  Quien trabaja en una oficina, no puede darse el lujo de hablar por teléfono durante sus horas de trabajo, salvo para lo indispensable o lo relacionado con las actividades de trabajo.  Obviamente en el caso de las policías no era este el caso.

Será que estas policías se darán cuenta de lo que significa allí su presencia?  Tomarán conciencia de su real importancia en nuestra sociedad?

En nuestro País, la delincuencia está poco a poco haciendose más presente.  De ladrones menores, ahora vemos noticias que hablan de robos avesados que antes no teníamos en agenda.  La falta de imagen y respeto a la policía es parte de este problema.  Las leyes se respetan si nos ven, no porque sepamos que existen, lo que normalmente si tenemos claro, sino por el posible castigo que puede existir si nos ¨pescan¨ incumpliéndolas.

A mi me gustaría que la policía se mirara a si misma y pensara si tiene el perfil que inspire respeto.  El día que los policías tengan claro el papel que juegan en la sociedad, tal vez ese día sientan la responsabilidad de cumplir a cabalidad sus roles, sin hablar por teléfono, sin leer periódicos, sin dejar pasar las cosas, porque sólo se necesita un momento, un momento de su jornada de trabajo, para que con su actitud, permita que lo pasen por alto.

Necesitamos evolucionar como sociedad y un gran inicio es el respeto.  El respeto a las leyes es un inicio interesante, especialmente con el compromiso de los llamados a hacerlas respetar.